Las autocaravanas entre el Senado y el Parlamento.-

En mayo de 2006 el Senado aprobó una Moción presentada por al senadora socialista doña Ana M.Chacón Carretero, en la que instaba al gobierno a regular la actividad del autocaravanismo en España iniciada por tres autocaravanistas.

Paralelamente desde la FECC en el seño de la Agrupación de Profesionales y Usuarios de Autocaravanas (ASPA) se había iniciado la gestión para presentar una Proposición No de Ley, de la mano del Diputado don Manuel Huertas, ante la Subcomisión No Permanente de Seguridad Vial del Congreso con el mismo fin. Iniciativa que fue abortada para priorizar la iniciativa en el Senado.Propuesta de una PnL.-

A principio de 2005 llegué .a la conclusión de que la vía para resolver los problemas planteados por las denuncias por acampar se podrían resolver por medio de la modificación de los textos legales.

Las denuncias en aquel entonces provenían de Costas o en algunos Parques Naturales. También se estaba resaltando en los medios especializados la Ley Fausti como un logro importante del movimiento autocaravanista italiano y la posibilidad de que el Reglamento General de Carretera, al igual que en Italia, diferenciara el estacionamiento de la acampada.

Animado por la idea de que una intervención política podría solucionar una serie de problemas creados por las propias leyes y su interpretación decidí contactar con Don Manuel Huertas, diputado a la sazón del Grupo Socialista en el Parlamento Español.

Manolo Huertas es un veterano político hoy jubilado con una larga trayectoria. Fue Secretario General del PSE-PSOE y miembro del Parlamento de Euskadi en varias legislaturas, también fue viceconsejero de educación y vicepresidente del Parlamento Vasco. Disponía en aquellas fechas de un despacho en la sede del partido en Donosti al que acudía los lunes y martes mientras no hubiera sesión en Madrid.

Conocía a Manolo y a su esposa, vecinos en el mismo barrio de Amara Berri, desde que trabajaban como profesores en los colegios de mis hijos a través de la APA y mantenía una relación cordial que aproveché para intentar de que, desde su posición, tratara de ayudar al colectivo autocaravanista.

Contacté con Manolo que aceptó escucharme, en primer lugar, como ciudadano elector y en segundo lugar por la relación personal existente. Le expuse el problema y le pedí consejo.

Al poco tiempo me llamó y me pidió que le hiciera un resumen esquematizado del planteamiento y posibles soluciones bajo mi punto de vista. Encargo que cumplí en un par de semanas.

Volvió a llamarme y me comentó que a su juicio lo mejor sería plantear una iniciativa política consistente en una Proposición no de Ley dirigida a la Subcomisión No Permanente de Seguridad Vial del Parlamento que presidía en aquel entonces un diputado de CiU.

Con este planteamiento contacté con Antonio Presidente de la FECC para informarle de la gestión. Antonio me comentó que él también había iniciado contactos con el Grupo Popular, pero consideró como más avanzada y viable esta iniciativa por lo que resolvió apoyarla y considerarla como propia.

Decidimos que las gestiones en el futuro se llevaran a través de la ASPA para que tuvieran un respaldo social importante, así lo propuse a la JD de ASPA y así fue aceptado.

La Moción sobre autocaravanismo en el Senado.-

La iniciativa se fue gestando para presentar la propuesta en la Subcomisión de Seguridad Vial aunque con algunos retrasos. Había que preparar los textos, consensuar los acuerdos mediante contactos, pero al poco tiempo nos enteramos que la PACA por mediación de Pedro Ansorena estaba realizando algún tipo de gestión cerca del Gobierno.

Cuando conocimos el tipo de gestión, una iniciativa en el Senado, la JD de la ASPA consideró que ambas gestiones podrían ser compatibles ya que se afectaban a dos estamentos diferentes del Gobierno: Senado y Parlamento y decidió que debíamos seguir adelante. Consideramos como factor decisivo la nula comunicación que había con la JD de la PACA en aquel momento.

Sin embargo decidí informar de la iniciativa de la PACA al señor Huertas. Éste me comentó que lo correcto sería unificar ambas iniciativas con el fin de obtener resultados con mayor seguridad al tratarse de proyectos llevados por miembros del mismo partido.

La sorpresa fue mayúscula cuando en el foro de ACpasion, el registrado como “arena” informó que la senadora Chacón acusaba a su compañero de partido de intentar robarle documentos en su ausencia.

En una conversación posterior, Manolo Huertas me informó de que había intentado contactar con su compañera para considerar el unificar los criterios para la intervención política y que como estaba ausente pidió a su secretaria documentos del trabajo que llevaba a cabo con la intención de estudiarlos y hacer propuestas en el bien entendido de que ambos estaban trabajando con el mismo fin y que podían compartir los trabajos. Para entonces Manolo disponía de un extenso y documentado dossier facilitado por nosotros.

Le puse al corriente como pude de la situación que había creado en los medios especializados y tomó la decisión de dejarle todo el campo libre a la senadora. Manolo quedó bastante disgustado con el desenlace. No pudo culparme por la situación en que le había colocado al no ponerle al corriente de la rivalidad que había entre miembros del colectivo porque tampoco fue posible prever el grado de animadversión que podría provocar el hecho de dos proyectos con el mismo fin que partían de iniciativas tan diferentes.

Lo cierto que una iniciativa política, una Proposición no de Ley, planteada en 2005 que llevaba el camino de llegar a la Subcomisión No Permanente de Seguridad Vial en el Congreso con el objetivo de promover iniciativas políticas a favor del uso de las autocaravanas fue abortada por la intervención del grupo que lideraba la Moción en el Senado.

La Moción fué presentada por la Senadora Chacón y aprobada en mayo de 2006, hace ya cuatro años, en ella se instaba al Gobierno a tomar las medidas necesarias para apoyar el desarrollo de la actividad autocaravanista. Fruto de la Moción fué la Mesa GT53, constituida en 2007 cuyo fruto fué la Instrucción 08/V-74 de la DGT, de 28 de enero de 2008 y el Manual de Movilidad de las Autocaravanas.

Nadie puede saber si la PnL hubiera llegado a proporcionar medios eficaces para mejorar la movilidad de las autocaravanas. Lo que todos sabemos son los medios que ha proporcionado la Moción: ninguno eficaz hasta esta fecha. La velocidad máxima de las AC sigue sin definirse y con la amenaza de limitar por debajo de los máximos establecidos en la UE.

A fecha de hoy siguen cayendo denuncias del SEPRONA por pernoctar en el interior de una autocaravana correctamente estacionada en un lugar autorizado. Proliferan los ayuntamientos que publican OM en las que se prohibe utilizar las autocaravanas estacionadas como alojamiento y ninguna de las administraciones presentes en la Mesa GT53 ha dado ningún paso efectivo para regular una actividad a la que que pretende poner freno en España a base de prohibiciones.

Lo triste y lamentable es que nosotros mismos, los usuarios, impedimos con nuestra actitud que dos políticos hubieran trabajado en conjunto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s