Manual de estilo para periodistas aficionados.

Denunciar un hecho es una cosa y hacer extensión de ese mismo hecho a la práctica responsable del autocaravanismo es otra muy diferente y nosotros los autocaravanistas somos los que podemos percibir esa práctica. Para contrarrestar el daño que sin duda nos produce este tipo de noticias está el derecho a la réplica y la libertad de expresión mediante la cual podemos reclamar que la sociedad conozca también la versión de los usuarios de autocaravanas, convirtiendo un ataque en una oportunidad para dar a conocer los valores positivos del autocaravanismo. Por este camino se va haciendo cultura y docencia.

El objetivo es que el mismo medio que ha publicado la nota que nos perjudica publique otra nota en la que dé a conocer a los lectores nuestra versión en la misma página y, si es posible, firmada por el mismo periodista, solo es necesario contactar con la redacción exponiendo claramente nuestra intención y remitiendo nuestros argumentos. Generalmente se consiguen resultados, si los argumentos aportados están razonados y son convincentes, de ello dan fe numerosas intervenciones en estos últimos meses. El camino más corto para conseguir lo contario es llamar ignorante al periodista y cuestionar su imparcialidad y su ética profesional asignándole juicios de intención de forma gratuita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s