A propósito de O Grove y de un contencioso

O Grove es un municipio situado en la península del mismo nombre perteneciente a la provincia de Pontevedra. Con una población de algo más de 11 mil habitantes atesora un atractivo turístico importante con extensos arenales. La playa de la Lanzada es una de las más famosas de Galicia. Desde la bocana de la ría de Arousa, la mayor de las Rias Baixas, se puede contemplar un paisaje de ensueño que incluye la isla de La Toja.
Desde hace mucho tiempo, principalmente en verano, O Grove constituye un atractivo para los autocaravanistas que acuden en gran número a disfrutar de las playas. La presión de los empresarios de camping asociada a los abusos de quienes no se limitan a estacionar sus vehículos, la presencia de numerosas autocaravanas en los meses de verano y la actitud cerrada e ignorante de algunos electos locales han propiciado algunos incidentes de mayor o menor cuantía en los meses de verano.

Esta situación, como en otras poblaciones del resto de España, ha llevado al concello de O Grove a aprobar una ordenanza municipal (OM) publicada en el Boletín Oficial de la Provincia de Pontevedra, el 16 de agosto de 2011 que, al no haberse presentado alegaciones en contra, ha quedado aprobada definitivamente, con el título de “ORDENANZA DE POLICÍA, BO GOBERNO E MEDIDAS PARA FOMENTAR E GARANTIR A CONVIVENCIA CIDADÁ NO ESPAZO PÚBLICO DO CONCELLO DO GROVE”.

Esta OM, en el artículo 51, “Normas de conducta”, en el apartado 1, prohíbe “hacer un uso impropio de los espacios públicos y de sus elementos de manera que impida o dificulte el uso o disfrute por el resto de los usuarios”. En el apartado 2 del mismo artículo describe lo que en la misma se considera como uso impropio de los espacios públicos, donde en el sub apartado a) define:

Acampar en las vías o en los espacios públicos, acción que incluye la instalación estable en estos espacios públicos o en sus elementos o mobiliario en ellos instalado, o en tiendas de campaña, vehículos, autocaravanas o caravanas, salvo autorizaciones para lugares concretos. Tampoco está permitido dormir de día o de noche en estos espacios. Cuando se trate de personas en situación de exclusión social, será de aplicación lo previsto en el artículo 53.2 de esta ordenanza”.

Resumiendo, la OM prohíbe acampar (“Uso impropio del espacio público”) y la define la infracción como la “instalación estable en autocaravanas” salvo en los lugares autorizados.

Con este motivo la Asociación dos Autocaravanistas de Galicia (Ac-Ga), abre un tema en el foro de ACpasion en el que anuncia la presentación de un recurso contencioso administrativo contra la OM de O Grove y recurre a la ayuda pública para recaudar los fondos necesarios.

Personalmente, desde el primer momento, considero que la interposición del recurso es inadecuada, improcedente e inoportuna por las siguientes razones objetivas:

No se puede impugnar la capacidad legal del ayuntamiento para dictar una OM que prohíba acampar, pues está amparada por el artículo 25 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local, que otorga competencias suficientes a los ayuntamientos para regular por OM la acampada en el municipio. Una OM sometida en este caso a la Ley de Turismo de la Xunta de Galicia y al decreto sobre Ordenación de Campamentos de Turismo vigente.

El texto de la OM de O Grove ni siquiera roza el estacionamiento de vehículos porque define la acampada como la “instalación estable en autocaravanas”. Otra cosa es la interpretación que haga la autoridad de la “Instalación estable en autocaravanas”, que evidentemente afecta a las personas y no a los vehículos. Una interpretación que si es lesiva por extensión de la norma y se aplica a las personas que permanecen en el interior de una autocaravana estacionada de acuerdo con la normativa de Seguridad Vial, podría ser recurrida.

A pesar de todo contribuí con 20 euros a la recaudación para interponer el recurso con el fin de que nadie pueda achacarme ninguna forma de boicot, conociendo el talante del presidente de Ac-Ga, y además para seguir de cerca, de pleno derecho, las vicisitudes del nuevo gesto. Sin embargo desde el primer momento he dejado bien claro que la interposición de un recurso no es más que un gesto inútil, inoportuno e inadecuado por las razones objetivas que he expuesto.

No es fácil de entender el objetivo final del recurso ni tampoco lo ha explicado Ac-Ga claramente más allá de los argumentos llenos de demagogia que incluyen los agravios y actitudes hostiles por parte del concejal de seguridad. Estos agravios, que pueden ser ciertos, no justifican el derroche de medios para plantear unos objetivos poco claros y de dudoso valor para los autocaravanistas.

El interés de los autocaravanistas es poder pernoctar fuera de un camping en cualquier localidad, respetando las normas generales y locales que garanticen el uso racional y sostenible de las autocaravanas y que sirvan de salvaguarda únicamente de los legítimos intereses públicos y de la protección medioambiental.

La interposición del recurso y la actitud de Ac-Ga, de momento, lo único que ha conseguido es encrespar la marejada que planteaba la presencia de los autocaravanistas en el concello de O Grove para convertirla en una tempestad desatada. De un problema más o menos grave se ha creado un problema extremadamente grave que al colectivo autocaravanista le va a ser mucho más difícil de resolver en el futuro, independientemente del resultado del recurso.

Agravar un problema es una habilidad innata en el presidente de Ac-Ga. Allá por donde pasa le es más sencillo crear problemas que plantear soluciones. Lo sé por experiencia, desafortunadamente. Aparentemente su principal objetivo es la búsqueda insaciable del reconocimiento en los foros autocaravanistas de Internet en los que no tolera la menor crítica a su gestión.

Este oscuro personaje es el presidente fundador del club gallego AGA, hasta que dimitió por desavenencias con la masa social y se dio de baja -rompió la baraja- para fundar y presidir la actual Ac-Ga. Un club que presume de ser únicamente reivindicativo, en el que para ingresar es necesario el aval de dos de sus 34 socios y que reclama la aplicación pura y dura del reglamento de Seguridad Vial al uso de las autocaravanas como alojamiento, sin ninguna restricción, y también sin ninguna discusión u oposición. Desprecia públicamente al club vecino del que salió su presidente porque en AGA se promocionan las áreas con plazas de estacionamiento reservadas y porque organizan “fastos” con tortilla para inaugurarlas.

Tener ideas y defenderlas aunque vayan contra corriente es lícito. También es lícito promover áreas de servicio o puntos limpios para autocaravanas, menos es nada, aunque éstas no sean más que sumideros bajo pesadas tapas de alcantarilla en el suelo de un erial, como en Pontevedra o sumideros en las instalaciones de lavado de vehículos ganaderos como en Agolada o en el interior del recinto de la depuradora de aguas de Salvaterra de Miño o junto a la planta depuradora de aguas residuales de Soutomayor.

De la misma forma también es lícito anunciar en los foros como una gran noticia para el universo la promesa de un ayuntamiento de crear un punto limpio para autocaravanas, el inicio de la construcción y luego la puesta en servicio, provocando cada vez el aplauso de los participantes en los foros, las seis o siete veces que Ac-Ga ha promovido un área.

Pero no es lícito menospreciar e interferir con la labor de otras asociaciones que han promovido más del doble del número de áreas, la mayoría de ellas mejor ubicadas y mejor dotadas de servicios de tratamiento ecológico de residuos y de pernocta sin que éstas afecten al tratamiento de las autocaravanas de acuerdo a la normativa de Seguridad Vial en las poblaciones donde se han promovido.

Es dudosamente ético gastar recursos para financiar gestos inútiles que únicamente crean expectativas falsas y lo que es peor, es claramente ilícito apropiarse del trabajo de otros como en Ourense y sabotear logros, contactos y diálogo que otros grupos de autocaravanistas mejor orientados y dirigidos, mantienen al servicio de los usuarios como en la localidad de Santiago de Compostela.

El Diario de Arousa en la edición de O Grove del 13 de enero pasado,  recogía unas desafortunadas declaraciones del concejal de seguridad que explayaba a placer su irritación por el recurso de “los autocaravanistas”. Ante esta nueva agresión en los medios, a Ac-Ga no se le ocurre otra idea más que la de “denunciar” el hecho en el foro ACP.

Acostumbrado como estoy a utilizar los mismos medios de expresión de nuestros detractores me puse en contacto con la redactora de la noticia y le expuse mi versión personal en calidad de un autocaravanista con responsabilidad, la que sea, oponiendo ante la opinión pública, la misma que ha leído la nota con las declaraciones del concejal de seguridad, argumentos opuestos y el punto de vista de un usuario, el único que ha dado el paso para defender los intereses autocaravanistas en el mismo plano.

En mis declaraciones publicadas en la misma edición de O Grove el 16 de enero, siempre a título personal como fácilmente se puede deducir de una lectura imparcial, le indico a la periodista, entre otras declaraciones de mayor interés, que no todos los autocaravanistas estamos de acuerdo con la interposición del recurso. Lo digo porque considero que es importante que la opinión pública lo sepa. También para que Ac-Ga sepa que actuar por su cuenta sin contar con nadie puede ser motivo para recibir críticas y porque creo que es importante desmarcar, por lo menos a unos pocos autocaravanistas, de una iniciativa que no va a obtener resultados a cambio de cabrear más, de forma gratuita e inútil, a quienes pueden hacernos la vida más difícil.

Ac-Ga, y su presidente al frente, debe saber que una iniciativa que afecta a todo el colectivo, implica una responsabilidad que debe asumir ante todo el colectivo, que no todo el mundo puede estar de acuerdo con ella y que quien no esté de acuerdo tiene derecho a desmarcarse de ella y a razonar públicamente los desajustes que supone actuar a su bola cuando se pasa de todo y de todos.

Luego, lo lamentable es la forma de encajar las críticas con un ataque desaforado de los mamporreros, de los tontos útiles y del incordio en todos los estamentos, pero claro solo en los foros, el único lugar donde Ac-Ga actúa con soltura.

También es lamentable que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid se utilicen argumentos totalmente absurdos para involucrar a la FEAA y a mi club en un afán patético de enmascarar una opinión razonada y fundamentada: el recurso de O Grove es un gesto inútil e inoportuno que perjudica al conjunto de los usuarios de autocaravanas y que no representa ni mucho menos el criterio de todos los autocaravanistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s