Las autocaravanas en el Tribunal Supremo

Leyes absurdas

Durante cuatro años, desde que concluyó la Mesa GT-53 “Autocaravanas”, en el seno del desaparecido Observatorio de Seguridad Vial, los autocaravanistas que han participado en esa oportunidad perdida, han querido vender la idea a la comunidad de usuarios de que la Instrucción Técnica Complementaria 08/V-74 era la panacea que iba a resolver los problemas de movilidad de las autocaravanas; eufemismo que se refiere a lo que los autocaravanistas conocemos como pernocta, concretamente como pernocta fuera de un camping y a lo que algunas autoridades califican como Acampada Libre.

La Mesa GT-53 fue una oportunidad perdida porque quienes tuvieron el control de la Mesa: la entonces Diputada Chacón y su asesor. No tuvieron la visión para entender que los problemas que nos planteaban algunas Administraciones estaban fuera del ámbito de la normativa de Seguridad Vial y se empeñaron en actuar en el Organismo al que compete el uso de la autocaravana únicamente como vehículo. Lo más grave es que ambos, la diputada y su asesor provocaron la expulsión de la Mesa a quien tenía una visión del problema mucho más amplia y que finalmente se ha revelado como mucho más acertada.

En la Mesa GT-53, estaban sentados, entre otros, representantes de la Comunidades Autonómicas, del SEPRONA, del Ministerio de Medio Ambiente y la FEMP. Al final los únicos productos que salieron después de un año y cuatro reuniones de hora y media fueron la ITC 08/V-74 y el Manual del Autocaravanista. Ambos documentos con errores y sin contar para nada con la opinión de los representantes de los usuarios.

Es más, la única gestión que intentaron realizar los representantes de los usuarios presentes en la segunda reunión de la Mesa: el acercamiento de los autocaravanistas a Costas, fue abortado por quienes llevaban el control político de la misma y el representante de ASPA expulsado de la Mesa por el delito de defender los intereses de los usuarios al margen de quienes tenían el control político.

De esta forma, se desaprovechó la mejor oportunidad para actuar ante quienes nos están creando ahora los problemas: Costas, CCAA y Ayuntamientos, todos ellos presentes en la Mesa.

Las “fuerzas vivas autocaravanistas” al margen de los usuarios se empeñaron en algo que se sale de realidad legal española: crear una ley de ámbito estatal que regulara la pernocta a través de la normativa de Seguridad Vial. Algo que la DGT advierte que no puede ser en la ITC 08/V-74. Los que durante estos cuatro años hemos sostenido que esto no era posible y apostábamos por defender nuestros intereses en los ámbitos donde se legisla sobre la acampada, hemos sido descalificados e insultados, pero la dura realidad se ha impuesto.

Los daños causados abarcan como mínimo cuatro años perdidos, la crispación provocada entre el colectivo autocaravanista que ha estado dando palos de ciego tras una Instrucción que al final resulta que no es de obligado cumplimiento, al menos para los jueces de la Sala de lo Contencioso del TS.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo ha dejado bien claro cuál es el alcance de la ITC 08/V-74 y las competencias legislativas de las CCAA (Descargar la sentencia – PDF) en relación al uso integral de las autocaravanas. No estamos de acuerdo con el planteamiento de los jueces del TS, en especial, al dar por probado que el uso de una autocaravana puede plantear daños ecológicos pues es una de las razones por las que legitima las restricciones del Reglamento del Principado. Esta sentencia confirma que nuestro trabajo debe consistir en demostrar que el uso de una autocaravana forma parte de un turismo sostenible y rentable. La ITC 08/V-74, no pasa de ser un argumento más en esta labor tal como señalaba en mi antiguo blog a los pocos días de haberse publicado la Instrucción.

Es necesario dejar claro que, como todo el mundo autocaravanista, lamentamos esta sentencia con la que no estamos de acuerdo en los planteamientos de los jueces, pero que deja claro el ámbito legal en el que nos movemos los autocaravanistas cuando utilizamos nuestros vehículos como alojamiento. No es el momento de resignarse con la sentencia, sino de seguir luchando en la defensa de nuestros legítimos intereses contribuyendo a crear infraestructura y a crear normas municipales que permitan el uso responsable y sostenible de las autocaravanas tal como lo vienen haciendo, entre otras organizaciones, los clubes y asociaciones que componen la Federación Española de Asociaciones Autocaravanistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s