Las áreas para autocaravanas

Un tema intermitente en los medios de comunicación autocaravanistas es la utilidad de las áreas. En los debates que se suscitan se pueden observar posturas inamovibles de los que están a favor y sobre todo de los que están en contra. Sin embargo en los debates observo algunas posturas que denotan dos vicios: El primero y más importante es no tener claro qué es lo que llamamos áreas o, al menos, una visión diferente entre los interlocutores de lo que es o significa un área desde los puntos de vista técnico y legal. El otro vicio que observo es el de hablar de una o unas pocas áreas en concreto para extrapolar un significado al resto. A esta postura se le pude aplicar plenamente la metáfora de las ramas que ocultan el bosque.

Las áreas públicas de iniciativa municipal rondan las trescientas en España y su bondad o maldad solo se puede estimar a través del estudio real o estadístico de su utilidad y/o estorbo en general. Es cierto que se puede debatir la repercusión de un área en determinado municipio descendiendo a los detalles propios, pero para hablar de la aportación global de las áreas al autocaravanismo es necesario tener una visión completa del conjunto de la totalidad.

Sin embargo, antes es necesario establecer los puntos comunes entre las áreas y concretar cual es el formato sobre el que vamos a debatir. Por número y significado, en este trabajo, me voy a referir a las áreas públicas de titularidad municipal, cuya configuración se basa en la disposición de un borne para el vaciado de los depósitos de aguas grises y negras así como de una fuente de suministro de agua. Con mejor o peor diseño, con mejor o peor mantenimiento o en un lugar adecuado o inadecuado, todas las áreas activas que figuran como tales en las guías disponen de estos elementos, es decir: un área tal como la concebimos es, en primer lugar, un área de servicios y todas, son áreas de servicios.

Las áreas de servicios públicas de titularidad municipal, en su conjunto, es una infraestructura imprescindible para viajar en autocaravana. Es la base que se complementa con las estaciones de servicio y las áreas privadas cuya red permite deshacerse y  tratar ecológicamente los residuos.

Muchas de estas áreas disponen de plazas reservadas exclusivamente para el estacionamiento de las autocaravanas con reglas que garantizan que los pasajeros no van a ser denunciados por pernoctar si respetan la normativa de Seguridad Vial. No se han realizado estadísticas fiables, aunque los datos son de dominio público. Quizá una estimación a primera vista y salvo mejor criterio, éstas representan un 80% sobre el total.

Es necesario aclarar que estos espacios son exclusivamente para estacionar y que las reglas de las localidades donde disponen de áreas de estas características establecen claramente que no es posible acampar o dicho de otra forma más ortodoxa, desplegar elementos y hacer un uso indebido de la vía pública.

Uno de los argumentos que utilizan los detractores de las áreas es el de reseñar el riesgo de que las autoridades locales limiten el estacionamiento de las autocaravanas a las áreas y prohíban la pernocta en el resto de la población. Existen desde luego algunas poblaciones que prohíben la pernocta fuera de las áreas, pero esta circunstancia no supera el 2% de las que disponen de áreas, EMHO.

No es posible que este porcentaje mínimo (y aunque fuera el 10%) se pueda extrapolar a la totalidad de las áreas, puesto que, con toda seguridad, más del 90% de las poblaciones con área no impiden pernoctar en cualquier otro lugar de la vía pública municipal, siempre de acuerdo con la normativa de Seguridad Vial.

Otro de los argumentos empleados por sus detractores es definir como guetos a las áreas por la concentración de autocaravanas en un área. A este respecto podemos argumentar que una buena parte de los autocaravanistas es partidario de utilizar lugares comunes, quizá porque proporciona una cierta sensación de seguridad. También podemos admitir que hay otros que prefieren la intimidad y la pernocta en solitario. Pues bien, si en el 90% de las poblaciones con área no impiden pernoctar en cualquier lugar de la población, la entrada en el “guetto”, en estos casos, será voluntaria. Es necesario destacar que la reserva de espacios para estacionar, en la inmensa mayoría de las poblaciones que ofrecen este tipo de servicios a los autocaravanistas, no compromete el uso libre de la vía pública de acuerdo con las normas de Seguridad Vial. En sentido contrario, algunas poblaciones ofrecen un verdadero lujo a los autocaravanistas que facilita el obtener una plaza en algunas poblaciones con una oferta escasa de suelo públicos para estacionar.

Por último, sin entrar a considerar las razones por las que un municipio ofrece un servicio de acogida para autocaravanistas, podemos, con el fin de valorar su construcción, concluir si su disposición responde a un criterio restrictivo con el fin de evitar la dispersión y el uso del suelo público o a un criterio de ampliación de servicios con el fin de atraer turismo. Analizando este criterio podríamos quizá llegar a la conclusión de que las pocas poblaciones que disponen de área y limitan la estancia libre de las mismas en la vía pública, son poblaciones hostiles que sin el área tendrían las mismas o mayores restricciones.

Como conclusión y EMHO las áreas en  España y en especial las públicas de titularidad municipal, en su conjunto, es uno de los recursos más importantes para practicar el autocaravanismo. Los aspectos negativos que se citan, aunque no se pueden descartar, tienen un significado estadístico irrelevante en el contraposición a los servicios que prestan. Cabe destacar que la existencia de las áreas es producto de la intervención personal de muchos autocaravanistas que posteriormente han enclavado su actividad en asociaciones. Es necesario subrayar también la labor institucional de clubes como CAPA que además de promoverlas ha intervenido en muchos ayuntamientos participando en la edición de normas para la creación de áreas o AGA dinamizando el interés de los ayuntamientos en acoger autocaravanas, sin minimizar la labor de otros clubes que como Sorbeltz, han estado pendientes de apoyar cualquier iniciativa de creación de áreas en la región.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s