Tiempos de cambio… para QST

Logotipo del Centenario

QST publica un artículo en su número de enero de este año, 2018, firmado por su editor Steve Ford, WB9IMY, en el que informa que el staff de la revista ha realizado una extensa investigación, desde comienzos de 2016.

La revista QST es una referencia para los radioaficionados de todo el mundo. Su historia se remonta a más de 100 años y durante este periodo ha experimentado pocos cambios. El mayor cambio fue la introducción del color a finales de 2002.

El resultado del estudio ha revelado, según indica Steve, un innegable mandato de cambio. La necesidad de adaptar los contenidos a las preferencias medias de los lectores y un nuevo diseño más moderno, adaptado a los estándares de las publicaciones más modernas que permitan una fácil lectura.

Los primeros cambios se han producido a partir de enero de este año. Se ha reducido en un 10% el número de páginas y se ha adaptado el tamaño a los estándares de la moderna industria editorial. Según Steve, estos cambios suponen un considerable ahorro en los costos de tinta, papel y franqueo que se van a reinvertir en desarrollar más y mejores artículos que satisfagan el interés que nos indican los lectores.

De acuerdo con la investigación realizada, los lectores consultados indican que su interés está polarizado en trabajos que ayuden a desarrollar nuevas actividades de radio que aún no han experimentado. También indican que los lectores desearían conocer más sobre lo que están haciendo nuestros compañeros con énfasis en las historias personales que inspiran…

En el artículo citado, se destaca que QST se seguirá publicando en soporte digital mensualmente. La investigación revela además que edición de revista y libros en soporte papel es la forma preferida por la mayoría de los lectores, algo que confirman también otros editores de revistas, además de los propios anunciantes.

De lo expuesto en este artículo, desde España, se pueden extraer algunas conclusiones:

  • La publicación de la revista en formato papel no puede desaparecer de momento y a corto plazo.
  • Se puede intervenir sobre el formato y contenidos con el fin de reducir costos y/o mejorar contenidos.
  • Es importante consultar las preferencias y necesidades de los lectores para adaptar los contenidos a la demanda.

En el foro de URE se ha producido un interesante debate sobre la posible desaparición de la revista en soporte papel en la que he intervenido activamente. He defendido la eliminación del soporte en papel como medio para reducir los costos de los servicios de la URE, basado en la afirmación de que había estudios previos que indicaban que una reducción de ejemplares no suponía una reducción de costos.

Del debate, he sacado la conclusión de que la desaparición del formato papel es inviable. Conclusión reforzada por el trabajo publicado en la revista QST que un amable compañero me ha hecho llegar por email. En el debate del foro se han barajado otros temas que conciernen a la situación económica de la URE mediada por el descenso del número de afiliados y a su futuro. En el mismo foro, he defendido la necesidad de una amplia encuesta entre los afiliados que permita conocer sus preferencias sobre los servicios tangibles e intangibles que reciben a cambio de la cuota y su posicionamiento sobre la revista. De esta forma, he enviado un borrador con una propuesta de encuesta. Después de leer el trabajo de Steve en QST, creo que la encuesta y/o investigación sobre la propia URE y la revista, sus contenidos y formatos, no solo es necesaria sino imprescindible si deseamos orientar un modelo sostenible de asociación desde el punto de vista económico y humano.

Por otra parte, la tendencia de algunas asociaciones nacionales de radioaficionados, como la propia ARRL y la REF, contemplan diferentes cuotas en función de si el asociado recibe o no una revista en soporte papel. A pesar de lo que se ha afirmado en alguna Asamblea, según la investigación que he realizado, la cuota básica se podría reducir cerca del 10% anual, si el descenso de suscriptores es igual o menor a mil. Es decir, el costo de tinta, papel, manipulación y correo que son los gastos atribuibles al formato papel, se pueden repercutir en la cuota de forma significativa a los afiliados que renuncien a este servicio. Quizá esté equivocado porque no tengo acceso a datos sobre el contrato de edición, pero de lo que estoy seguro es que un cambio es necesario y que el cambio comienza con un trabajo de investigación como el que ha realizado QST. Aunque sea para demostrar que un cambio en España no es posible, algo que dudo que sea cierto. Por el momento, algo mas de un centenar de afiliados a la URE hemos renunciado a la revista en formato papel sin ningún descuento.

Por otra parte, quizá habría que cuestionar el tamaño de la revista y plantear una reducción de páginas, incluso trasladando algunos contenidos al formato digital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s