Grecia

Increible ciudad de piedra

Increible ciudad de piedra

Meteora (26 de Septiembre).-

Meteora es uno de los lugares griegos que más referencias teníamos antes de comenzar el viaje. Como en otros lugares la realidad empequeñece lo que habíamos imaginado. Meteora es un auténtico bosque de rocas. Las aguas no han conseguido desgastar los bancos de arenisca situados sobre la piedra caliza que se elevan hasta 300 metros.
Las innumerables cuevas fueron al principio albergue de monjes y anacoretas que a partir del siglo XI se refugiaban en busca de soledad.

A partir del S.XV muchas de estas ermitas se transformaron en monasterios a pesar de que la orografía obligaba a transportar los materiales a hombros o izados con tornos de mano.

La visita se puede realizar a partir de Kalambáka, una carretera asfaltada y lugares adecuados para estacionar nos permiten visitar cada uno de los monasterios entre los que destacan: Gran Meteora (Mégalo Meteoro) o Monasterio de la Transfiguración (Metamorfosis). Monasterio de Valaám, Ágios Nikólaos y Agios Stéfanos. Gran Meteora y Varlaám cierran los Martes y Agios Stéfanos cierra los Lunes.

Monasterios inaccesibles

Monasterios inaccesibles

Iniciando la visita por la mañana temprano, (A las 9 es la apertura), antes de que lleguen las grandes hordas en autobuses, da tiempo suficiente para visitar estos Monasterios.

Ioanina (Janina) (28 de Septiembre).-

Ioanina es la capital de Épiro y está ligada a la historia moderna a través de Alí Baja. Alcanzó su máximo esplendor a mediados del S.XVIII. Estuvo bajo el dominio turco hasta 1913. Situada a las orillas de un lago formado por una depresión cubierta de aluviones sus aguas albergan un complejo sistema natural. Una isla, Nissí Ionínon tiene su acceso a través de lanchas que parten desde un paseo lacustre.

Esta isla lacustre y arbolada, con un litoral pantanoso alberga un poblado de pescadores y los mejores restaurantes del entorno donde se puede degustar la anguila, las ancas de rana y las percas. También dispone de cinco monasterios y la mezquita de Aslán Bajá construida en 1619.

Desde Ioanina se pueden realizar excursiones a las cuevas de Perama, próximas a la ciudad, de 1 kilómetro de longitud en cuyas salas, muy altas y bien iluminadas abundan las formaciones calizas de estalactitas y estalagmitas de variados colores. Otra excursión interesante es Dodóni, 21 kilómetros al sur, con las ruinas de un santuario dedicado a Zeus cuyo oráculo se manifestaba en el rumor del viento sobre las hojas de un roble sagrado. Diversas ruinas de templos, un estadio y el teatro nos dan una idea de la importancia que tuvo.

Contra el vértigo un buen bastón

Contra el vértigo un buen bastón

Las gargantas de Vikos, con más de mil metros de desnivel. Desde la pequeña ciudad de Monodendri, donde degustamos una interesante variedad gastronómica local: la tiropita, especia de hojaldre con feta, se accede a través de una carretera de 7,5 kilómetros, sin asfaltar, practicable para una AC, a un paraje donde se pueden divisar una gran parte de las gargantas. Desde el pueblo, parte también un sendero que nos acerca al monasterio de Agía Paraskeví.