Marruecos 2006

Grandioso

Grandioso

Casablanca (08-02-2006).-

Camping “El Oasis”, (70 DH). Nos desplazamos con la auto hasta la gran mezquita de Hassan II en cuyas inmediaciones estacionamos sin dificultad. Fue construida en 1993 para conmemorar el 60 aniversario del anterior rey.

Dejando a un lado sus dimensiones que son ya de por sí extraordinarias para una mezquita. La longitud de la nave de oraciones, con cabida para 25.000 participantes o su minarete de 210 metros, el mas alto del mundo. Pero lo mas sorprendente y digno de admiración es el trabajo de los artesanos procedentes de los lugares tradicionales en Marruecos. El estuco, la marquetería en madera de cedro y los mosaicos son la expresión de un arte que no se ha perdido con el tiempo.

En la visita nos detenemos para admirar la decoración de las fuentes, las inmensas puertas de bronce, las salas de abluciones, las celosías exquisitamente labradas del espacio de oración para las mujeres. Los baños y las salas de abluciones son impresionantes.

El costo, sufragado por suscripción pública fue de 500 millones de dólares y el impacto social enorme donde junto con algunas críticas sobre el destino del dinero constituye un emblema para los marroquíes en especial los habitantes de Casa. Desde un punto de vista social se puede considerar una muestra entre las obras de arte construidas para perpetuarse en la memoria de un personaje con poder.

Terminada la visita salimos de Casablanca con destino a Rabat alojándonos en Salé situada al otro lado del estuario del Oued Bou Regreg que separa Salé de Rabat.

Visitamos la medina de Salé y padecemos un incidente más con falsos guías. Mientras deambulamos se nos acerca un muchacho que nos indica la dirección de la Gran Mezquita, le agradecemos el detalle y le indicamos que nos gustaría seguir solos la visita. Nos contesta que él vive allá y que no le cuesta trabajo darnos indicaciones. El caso es que nos resignamos a que nos acompañe y nos lleva por la medina, admiramos el minarete de la Gran Medina construida en el S XII y la madrassa que está cerrada. Nos negamos a entrar en un taller de alfarería y al cabo de una hora de visita decidimos que estamos cansados y nos queremos retirar.

Le ofrezco 40 DH en agradecimiento por sus indicaciones y nos dice que sus honorarios son 100 DH. La bronca que le armé fue equivalente al enfado que tenía, sobre todo conmigo mismo pues era la tercera vez que caía en la trampa como un principiante. Al final tuvo que aceptar de muy malas formas los 40 DH que le había ofrecido.

Nos alojamos en el camping de “La Plage” y comentando con un compañero autocaravanista francés nos indicó que la palabra mágica es “Oualú”, es decir: “No necesito nada”, lo mismo que la palabra “Ouajá”, quiere decir “De acuerdo”.

Tomamos un “Grand Taxi” a Rabat (30 DH) y visitamos la torre Hassan que es el minarete de una mezquita construida

Rabat, Mausoleo de Hassan

Rabat, Mausoleo de Hassan

en 1195. El proyecto inicial de llegar hasta los 60 metros fue abandonado quedando en unos bellísimos 40 metros. Junto con el mausoleo de Mohamed V, ambos constituyen los monumentos más representativos de Rabat.

Hacemos una visita al departamento de cartografía donde adquirimos algunos mapas de Marruecos a escala 1:250.000. El personal de oficina despliega una considerable desconfianza a los potenciales compradores de cartografía extranjeros.

Nos desplazamos a la medina para visitar la Casbah des Oudaias y la puerta almohade Bab Oudaia que es la parte mas antigua de la ciudad y tenía funciones defensivas.

Nos paseamos también por diferentes zocos, en especial el de frutas y verduras donde hicimos acopio. “Oualú” funciona, nos hemos quitado de encima un par de guías.

Visitamos el museo arqueológico. Un pequeño museo poco dotado de medios que exhibe algunos hallazgos de los campamentos romanos en Marruecos así como algunas piezas arqueológicas diversas. Destaca la sala de bronces que presiden sendas cabezas de Juba II y Catón procedentes de Volúbilis.

Continuamos el viaje y llegamos a Asilah. El parking de la muralla está vacío, nos situamos en una campa frente al puerto junto a una docena de autos. Nos comentan que hacía una semana que cerca de doscientas autos han organizado tal atasco que las autoridades locales han prohibido pernoctar en la muralla.