Marruecos 2006

Artesanía local.

Artesanía local.

Fez (24.01.2006).-

Camping “Le Diamant Vert”, a las nueve y media llega Ahmed, el guía que hemos solicitado el día anterior. Dice que no hay guías disponibles en español y pretende acompañar a otro matrimonio francés cobrando la tarifa completa a cada uno. El matrimonio francés se niega y Ahmed sale con nosotros solos en la autocaravana que estacionamos cerca de la medina.

La medina de Fez es intrincada con endiabladas callejuelas llenas de gente y con asnos enormemente cargados, como es habitual en todos los medios de transporte en el país, y que circulan a toda velocidad. Si no te apartas a tiempo te pueden arrollar como una locomotora.

Es notable la visita al barrio judío y su cementerio, a las curtidurías, cuya imagen difundida universalmente nos sorprende por su colorido. El cuero marroquí ha ostentado la fama de ser el mejor del mundo en especial las pieles de cabra dedicadas a la encuadernación. Los trabajadores se aferran a una forma tradicional de curtir las pieles.

Ahmed nos explica que la medina tiene cuatro barrios además de la Mellah cuyos habitantes emigraron a Israel en los años cuarenta. Nos acompaña a un telar, un alfarero, un taller de mosaicos, visitamos las curtidurías desde una terraza y la inevitable tienda de objetos de cuero adosada. De paso visitamos alguna madraza y mezquita.

Por encima de la proyección turística de los negocios de la medina, sus gentes mantienen una forma de vivir tradicional como si el tiempo se hubiera detenido hace mil años.

Cuando hablamos de un zoco nos referimos a un mercado pero en las medinas de las grandes ciudades, no podemos

Los curtidores del zoco en Fez

Los curtidores del zoco en Fez

hablar de un mercado en general sino del mercado de las babuchas, o el de los tejidos o el de las especias, la fruta o el cuero.

Comemos los tres en el restaurante El Blida, cuscús, brochetas, pastilla y ensalada marroquí, excelente. (600 DH)

Ha amanecido con el cielo nublado ha llovido algo y hace frío. Hemos recorrido 427 km. Pagamos el camping, 160 DH y continuamos el viaje hacia el sur. Rebasamos Azrou y llegamos al bosque de cedros.

Renunciamos a visitar el Cedre Gouraud pues la carretera se estrecha por la nieve y aparecen placas de hielo. Está nevando mientras trepamos con la auto hasta cerca de los dos mil metros a través de un precioso bosque del que han desaparecido todos sus habitantes, desde las famosas monas de Berbería hasta los no menos famosos vendedores de fósiles.

En dirección al sur la carretera atraviesa algunos de los mejores paisajes del Atlas Medio y transcurre por altitudes superiores a los mil quinientos metros.

Atravesando Midelt y Rich, llegamos a las gargantas del Ziz después de pasar por el túnel del Legionario. Atravesamos Er Rachidia y la “Source Bleue” de Meski y nos internamos en los palmerales del Oued Ziz. Nos alojamos en el camping Tissirt en pleno palmeral.

Una grúa para todo.

Una grúa para todo.

Oued Ziz (26-01-2006).-

Camping Tissirt, Km. 30 de la carretera de Efroud. El termómetro marca tres grados, ha llovido toda la noche por primera vez en tres años. El camping está situado en una zona arenosa tras una pista de tierra de unos ciento cincuenta metros con una fuerte pendiente. Es una auténtica trampa para la AC que no puede salir por sus propios medios debido al barro que se ha formado con la lluvia.

Después de consultar con Europ assistance y Jorge García de Boker Segur, llamamos a un tractor conducido por un berebere como un armario de grande que nos remolca y nos saca a la carretera. El precio es de 350 DH innegociable.

Continuamos el camino hacia el sur pasando por Erfoud donde, según sus propios habitantes, se producen los mejores dátiles de Marruecos y llegamos a las dunas del Erg Chebbi en Merzouga a través de Rissani.