Alemania y Polonia

Los restos de la abadía de Cluny07.06.2007. Para el camino de regreso a casa teníamos proyectos y decidimos, ya que nos pillaba de camino, visitar Cluny, cuna de una de las culturas que mas influyeron en la alta edad media.

Cluny es una población interesante que conserva algunos edificios históricos de la alta edad media. Esta ciudad es en primer lugar donde inició su andadura la Orden Benedictina de Cluny, una de las organizaciones más decisivas en la historia de occidente.

La Orden consiguió un poder tan importante que en el S.XI lo ejercía a través de los mas de diez mil monjes distribuidos por Europa Occidental. Esta Orden fue también la mas importante impulsora del Camino de Santiago.

En los siglos X y XI se acomete la construcción de una iglesia que se considera la cuna del románico, la iglesia mas importante de su época.

Llegamos al área de Saint André D’Apchon, un lugar bonito y calmado sobre las 21:30 y pasamos una buena noche, algo mas fresca.

08.06.2007. Continuamos el viaje de regreso después de renovar los depósitos. Ha sido un día duro de calor y de volante. Paramos a comer en el área de Baume-Les-Dames, que ya conocíamos de otros viajes. El TomTom nos llevó por pequeñas carreteras a partir de Clemont Ferrand, el paisaje de la campiña es muy hermoso pero avanzamos despacio. Decidimos retomar la N89 hasta Perigeux y luego la D933 hasta el pequeño pueblo de Castelljaloux donde existe un área para una media docena de autos con todos los servicios gratuitos.

Lo cierto es que es difícil desplazarse por Francia y hacer grandes distancias sin recurrir a las autopistas. Si se utilizan las carreteras nacionales, éstas tienen un tráfico endemoniado y están llenas de rotondas en los pasos de cualquier población de mediana importancia. Si se viaja por carreteras comarcales, aunque bien cuidadas, son estrechas y muy reviradas. Llegamos a echar de menos las autopistas alemanas con todo el tráfico que soportan.

09.06.2007. Pasamos el día en Vieux Boucau paseando en bicicleta y tumbados al sol, disfrutando de la hospitalidad landesa en un área abarrotada por el módico precio de 10 euros incluidos todos los servicios.